Crédito - Aval - Créditos

 

Se entiende por aval una forma de garantía mercantil y exclusivamente cambiaria, considerada a su vez, como un compromiso unilateral de pago y también como una función de obligación solidaria.
En otras palabras, el aval se originó como un tipo de contrato creado en Londres, con el objetivo principal de otorgar una forma de garantía a las letras de cambio.  En general se emite a favor de un tercero, que es el beneficiario, y que será quien recibirá el correspondiente pago en el caso de que el avalado no cumpla. El garante que queda así obligado por el aval, pasa a llamarse avalista, y el deudor del beneficiario se conoce como avalado.

En el uso bancario de esta herramienta, el avalista pasa a ser el banco, una institución de crédito o una caja de ahorros, por lo tanto, será una de estas entidades la que asuma la garantía de la obligación de un tercero, quedando así comprometida a cancelar la operación (y también sus intereses, si se hubieran convenido), siempre en el caso de que el avalado (deudor original), no cumpliera con el pago al beneficiario del aval.